LAS FASES DEL CELO DE LA GATA

Estándar

am_79227_5875763_869577

Hoy seguimos explicando algunos detalles importantes sobre la sexualidad de tu gata.  Esta vez conoceremos cuales son las fases del celo de la gata.

Los primeros dos días de celo son conocidos como “etapa del cortejo” (proestro); la gata acepta mimos, pero no la monta. Posteriormente, y por siete días (con rango entre tres y catorce días), presenta la etapa de aceptación al macho (estro). Los signos entre el proestro y el estro son similares, pero más intensos en el segundo. La gata presenta algunos cambios en su comportamiento durante el celo:

  1. Es más mimosa
  2. Está más activa
  3. Rueda por el suelo
  4. Maúlla más alto
  5. Lame sus genitales
  6. Orina fuera de la caja de arena
  7. Puede perder el apetito
  8. Se pone en posición de monta.

Una vez que la gata es cruzada, se produce la ovulación; el celo desaparece a las 24 horas de manera repentina y el óvulo es fecundado a las 48 horas. Terminado este período, la gata se vuelve muy agresiva con los machos que quieren seducirla.

Si la gata no es cruzada, el celo se repite cada diez días en un rango entre tres y catorce días. En el caso de que haya ovulado, pero no haya preñado, puede ingresar a una etapa de falsa preñez, al igual que las perras. Este estado dura aproximadamente entre un mes y un mes y medio. Lo normal es que se requieran varias montas para que se produzca la fecundación.

Ojo; en los gatos, el apareamiento es muy agresivo; el macho muerde el cuello de la hembra durante el acto y, debido a las espículas (espinas) que posee el órgano del macho, la gata lo ataca al retirarlo después de la eyaculación. Durante la primavera y el verano, concluida la falsa preñez, entra nuevamente en celo, pero en otoño e invierno mantiene periodos de inactividad por 45 a 90 días.

A diferencia de la perra, la gata no presenta enrojecimiento ni aumento de la vulva, así como tampoco hemorragias. Sin embargo, es fácil distinguir cuándo está en celo por su comportamiento.

Deja un comentario