LA SEXUALIDAD DE LA GATA

Estándar

LA SEXUALIDAD DE LA GATA

Hoy empezaremos a conocer algunos detalles importantes sobre la sexualidad de tu gata. Presta mucha atención, porque esta información puede servirte mucho para saber que hacer cuanto tu gata está en celo, las fases del celo, parto de la gata, etc.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la gata es una de las especies domésticas más inclinadas a la sexualidad. Si no estás dispuesto a que tu gata tenga camada, no descartes esterilizarla; te evitará problemas y será beneficiosa para ella porque ya no quedará expuesta a contraer enfermedades graves (por ejemplo, la leucemia felina), debido a la saliva o a las mordeduras en peleas con otros gatos al momento del cortejo.

La pubertad se presenta entre los seis y los nueve meses, pero varía según el peso corporal, las horas de luz (las gatas entran a la pubertad en los meses donde hay más luz, principalmente en primavera y verano) o la raza (las de pelo corto son más precoces y pueden comenzarla a los cuatro meses; las de pelo largo pueden tardar hasta diecisiete meses). Cada gata tiene propio ciclo; sin embargo, si viven cercan, pueden sincronizar el celo.

Las gatas hembras son capaces de concebir desde los seis meses de edad; lo conveniente, sin embargo, es esperar a que tengan las condiciones óptimas para su reproducción (aproximadamente al año y medio, cuando adquieren peso y desarrollo ideales). De igual manera, el macho entra a la pubertad entre los ocho y los doce meses , pero es mejor esperar hasta los catorce años para cruzarlo.

El ciclo de la gata es muy distinto del de la perra. La gata es una hembra “poliéstrica estacional”; es decir, presenta varios celos en su estación reproductiva. A diferencia de la perra, que presenta un celo separado del siguiente con un descanso de seis meses, la gata, mientras dura la estación de celo. Cada celo dura cerca de siete días y puede repetirse cada die o quince días si no ha sido preñada.

En la próxima publicación conoceremos las fases del celo de la gata.

Deja un comentario